.

  Síguenos...

Facebook Twitter Instagram
 
Banner BBR (verde)

Beisbol Menudo: Beisbol y Humildad (3/3)

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 
Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Pablo Sandoval

Un ejemplo clásico de falta de humildad en el juego, lo refleja el ceño fruncido de ciertos jugadores cuando reciben una base por bolas. Incluso es probable que hayas escuchado a algunos de ellos vociferar al lanzador contrario, reclamando su falta de buenos lanzamientos, mientras avanzan a regaña dientes a la primera base.

Pues, si bien estos jugadores piensan que perdieron una oportunidad de brillar en el partido, lo que realmente está sucediendo es que están más cerca de anotar de lo que estaban al batear. ¿Cómo saber si esa era una de las siete oportunidades, en las que estadísticamente falla un bateador?

Los peloteros que hacen las “pequeñas cosas” del béisbol, al recibir una base por bolas, corren con energía y alegría hacia la primera base, esperando que sus compañeros de equipo lo adelanten a las otras tres que faltan para anotar. Adicionalmente, esta actitud, contagia a todo el equipo y lo motiva a centrarse en el objetivo final: ganar el encuentro.

La humildad también se demuestra con intensidad en el terreno de juego. ¿Qué ocurre generalmente cuando un bateador conecta un elevado que pareciera será atrapado fácilmente?

Los jugadores con actitud errónea, trotan con desgano hacia la primera, mientras se lamentan de no haber conectado mejor. Los que juegan para el equipo, se olvidan en ese momento de que no conectaron como hubiesen querido y corren a toda velocidad, para asegurarse de tomar todas las bases posibles, en la eventualidad que el equipo contrario cometa un error. Eso es jugar para el equipo.

Un ejemplo muy reciente y emblemático lo representa el campeonato mundial que obtuvieron los Medias Blancas de Chicago con su flamante manager venezolano Oswaldo Guillen. Un equipo sin grandes nombres que supo hacer, día tras día, lo que hacía falta para anotar más que el contrario y alzarse nada más y nada menos, que con el título mundial de las grandes ligas.

¿Sientes que a tu equipo le falta algo para lograr las victorias? Para ayudarte a determinar qué sucede, pregúntate si los jardineros entregan la pelota al cortador consistentemente, si todos corren las bases lo más fuerte que sus piernas les permiten y si los bateadores celebran las bases por bolas como si hubieran conectado un sencillo.

En resumen, revisa si tu equipo está actuando como un verdadero equipo o si solo conforman un grupo de personas que usan un mismo atuendo y que procuran destacar individualmente en cada situación del juego.    

Recuerda: Sé humilde… nadie es más grande que el béisbol.

Buscar

Productos Destacados

R3D Floater